martes, 8 de marzo de 2016

Masaje y contacto entre padres e hijos

Lo que un niño vive en sus 2 primeros años de vida (pero aún más en sus 6 primeros meses), influirá significativamente en su desarrollo cerebral, y en su psicología futura.

Al periodo de 0 a 6 meses, el más crítico, se le denomina “el periodo del hábitat preservado”. Esto es así, porque el bebé tiende a demandar constantemente la cobertura de las necesidades que en el útero materno tenía cubiertas durante la gestación, pero que ya no tiene cubiertas en la vida extrauterina. Está continuamente buscando reproducir las condiciones intrauterinas, de forma instintiva, para así asegurar su supervivencia. Esto se denomina periodo de exterogestación. Es decir, que tras haber nacido, al tener un alto grado de inmadurez, el bebé necesita continuar “gestándose fuera del vientre materno”, para que su sistema nervioso central pueda terminar de desarrollarse.


¿Es que nacemos sin un completo desarrollo cerebral?

La respuesta es sí. Ya hablé de ello en "Somos altriciales"
Nuestros antepasados caminaban a 4 patas, como el resto de mamíferos, y su pelvis era por ello más ancha y abierta. Con la evolución, el hombre comenzó a caminar erguido, y con la bipedestación llegó un estrechamiento pélvico debido al desplazamiento de los huesos de la pelvis hacia adelante. De este modo, el canal del parto se hizo más pequeño. ¿Cómo nacerían ahora esas crías “cabezonas”? (nuestro cerebro tiene un tamaño importante en relación al resto de los mamíferos). Pues adelantando el momento de nacer. De este modo, lo que se cree que hasta ese momento habían sido embarazos de 15-24 meses en total, pasaron a ser gestaciones de 9 meses. La consecuencia es que esas crías nacen con una gran inmadurez y no sobrevivirían de no ser por el cuidado continuo de un adulto que les transporte, les proteja, les alimente. Este tipo de crías, que nacen con inmadurez, y que hasta pasado un periodo largo no alcanzan cierto grado de independencia como caminar, comer solos, etc, se denominan altriciales.

Se sabe que nacemos con el número máximo de neuronas, pero sin conectar. Las conexiones neuronales y la mielinización de la corteza cerebral se va produciendo mediante la adquisición de experiencias. Así, dependiendo del tipo de experiencias que viva el bebé, irá adquiriendo sus conexiones neuronales y “caminos” de respuesta ante determinadas situaciones, que tenderán a reproducirse de por vida. Esto ocurre porque el bebé es un ser emocional, que aún no ha empezado a desarrollar (hasta los 2 años o más) su cerebro racional. Por ello, actúa emocionalmente, reclamando cubrir sus necesidades básicas para garantizar su supervivencia.

De éste modo, no atender el llanto en un bebé de 1 año para “enseñarle” algo, no tendrá resultado a nivel racional, pero sí sus conexiones neuronales se harán en base a una situación de estrés y desconsuelo, de miedo y falta de control ante la situación, y desarrollará un apego inseguro, bien evitativo, o bien ambivalente. El estrés (por un llanto no atendido, por ejemplo), libera grandes cantidades de cortisol y catecolaminas, que producen la activación de determinados mecanismos de defensa del organismo, y resultan neurotóxicos, produciendo un estado “inflamatorio” del organismo humano. Esto se sabe que tiene consecuencias en la salud física y mental a corto, medio y largo plazo.

Un bebé al que se le proporciona contacto, afecto, comprensión, atención al llanto, etc, realizará sus conexiones neuronales en base a unos sentimientos de protección, seguridad, de control de la situación, y desarrollará un apego seguro y un vínculo saludable con sus cuidadores. 

Resumiendo, y en términos de neurobiología, los bebés necesitan por su condición de inmadurez, fruto de la evolución, del contacto y la protección materna y/o de sus cuidadores para sentirse seguros y desarrollarse con normalidad y de forma saludable para afrontar la vida. A su vez, el contacto es indispensable, si no elemento primordial, para el establecimiento del vínculo afectivo.

El bebé necesita tener a la persona con quien se ha vinculado cerca, porque es lo que espera tener al nacer, por su condición de inmadurez y porque es un ser altricial. Necesita contacto, piel con piel,
sentir su olor y respiración, escuchar el sonido del corazón de su madre, oír su voz…ellos no entienden de rutinas, normas sociales, y no saben lo que se espera de ellos.
Por todo ello, el llanto simplemente podría ser el reclamo de ese contacto, de manifestar que se sienten miedo o inseguridad al quedarse sólos en una cuna y no sentir a sus figuras de apego cerca. El llanto no siempre representa un dolor o necesidad física, sino también emocional.

La mejor forma de descubrir cuáles son las necesidades de un bebé, es aprendiendo a escucharle, observando su lenguaje corporal, y dejando a un lado los sentimientos y pensamientos que les
invaden cuando el bebé llora, algunos fruto de su propia historia personal y de su propia infancia, y de inseguridades. 

Siguiendo el instinto y dejando que el bebé nos guíe, en lugar de dejarse llevar por respuestas al llanto elaboradas con su propia experiencia (el llanto parece algo que hay que evitar, que es malo, que no se acepta) o juzgando sin observar qué puede estar pasándole.


Se puede aumentar la confianza, la comunicación y comprensión del bebé, por ejemplo, a través del masaje infantil.
El establecimiento del vínculo y el apego seguro son claves para una buena comunicación entre el niño y sus cuidadores, y para que su desarrollo emocional como personas sea óptimo. 
El contacto durante el masaje ayuda a que esto se produzca, a que los cuidadores se sientan más capaces y más unidos al niño, y que éste se sienta querido, valorado y respetado. 
El criar niños emocionalmente sanos, que se sienten seguros, así como familias mejor comunicadas, más empoderadas, hará de la sociedad y el mundo un lugar mejor.

CURSO GRATUITO DE MASAJE INFANTIL

El programa de Masaje Infantil de IAIM (Asociación Internacional de masaje infantil) se transmite desde hace años en 52 países del mundo a través de las Educadoras de Masaje infantil, para llevar a los padres y niños del mundo las técnicas que Vimala McClure desarrolló tras su estancia en la India, con el fin de promover el tacto nutritivo y el contacto afectivo entre padres e hijos. En España, se hace a través de AEMI (Asociación Española de Masaje Infantil).


Beneficios del masaje

Alivio. Disminución de ansiedad, dolor, cólicos, estreñimiento, tensión muscular, molestias por la dentición, tensiones físicas y psíquicas.
Interacción entre padres e hijos, mejor compresión de sus necesidades, comunicación no verbal, fomento del vínculo afectivo y establecimiento de un apego seguro
Relajación. Reducción del estrés y hormonas del estrés, mejora del sueño, reducción de la sobreestimulación, incremento de la autorregulación.
Estimulación de los sentidos, aparatos y sistemas, de la circulación sanguínea y linfática, participa en un mejor desarrollo del lenguaje y el aprendizaje, mejora el tono muscular, conexiones neuronales y mielinización. 



Programa de las sesiones

Sesión 1
28 de Marzo de 11 a 12.30h. Breve presentación histórica del masaje infantil y su origen. Tipos de aceite. Posturas. Estados de comportamiento. Masaje de piernas y pies.

Sesión 2
1 de Abril de 18 a 19h. Bienvenida e introducción. Masaje de abdomen. Rutina para cólicos. Repaso de sesión anterior.

Sesión 3
4 de Abril de 11 a 12 h. Bienvenida e introducción. Masaje de pecho y brazos. Repaso de sesiones anteriores.

Sesión 4
8 de Abril de 18 a 19h. Bienvenida e introducción. Masaje de cara y espalda. Repaso de sesiones anteriores

Sesión 5
11 de Abril de 11 a 12h. Bienvenida e introducción. Estiramientos suaves. Repaso de todo el masaje. Despedida.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO ESTE CURSO?

El curso está dirigido a padres y/o madres y cuidadores de niños de 0 a 12 meses.

PRECIO: gratuito. Se trata de una actividad para mi certificación cómo Educadora de Masaje Infantil, por lo que éste curso no tiene ningún coste para las familias.

MATERIAL:
  • Toalla grande o mantita en la que apoyar al bebé
  • Si el bebé es muy pequeño, puede ser útil además una toalla de lavabo para hacer un nido sobre el que colocarle.
  • Esterilla (de yoga o similar), o toalla grande y/o cojín para que los papás se sienten sobre ella. 
  • Aceite o crema corporal habitual del bebé.
  • Se recomienda venir sin anillos, pulseras, relojes, collares u otras joyas que puedan interferir en el masaje.
  • Ropa cómoda, ya que nos sentaremos en el suelo y quien lo desee podrá descalzarse.

Se entregará a los asistentes documentación sobre el masaje y sus movimientos en cada sesión.

LUGAR: centro de psicología La mente corriente. Dirección aquí

Las inscripciones deberán realizarse enviando un email a cristinaramiro5@gmail.com, indicando número de asistentes de la familia y edad del bebé. Las plazas se asignarán por orden de inscripción.





sábado, 26 de septiembre de 2015

Permeabilidad intestinal del recién nacido

Al nacimiento, el intestino de un recién nacido es prácticamente estéril, o como se puede leer en algunos artículos, es microbiológica e inmunológicamente "virgen". Otra característica muy importante es que las uniones intercelulares de la mucosa del intestino delgado están abiertas, permitiendo el paso al torrente sanguíneo de macromoléculas. Ésto es lo que se conoce como permeabilidad intestinal.

Esta peculiaridad del intestino del bebé le beneficia en algunos aspectos, como a la hora de permitir el paso de la IgA del calostro, anticuerpo por excelencia presente en la leche materna, y que se encuentra en cantidades muy superiores a las de la leche madura, también con cantidades nada desdeñables. Por ello, la permeabilidad intestinal en el periodo neonatal es mucho mayor, para permitir esa "primera vacuna" proporcionada de forma natural por el calostro de la madre, lo cual constituye el fenómeno de adquisión de la inmunidad pasiva. Pero después tiene que cerrarse. El fin de este proceso ocurre en torno a los 6 meses de vida, ha sido denominado “cierre intestinal” (“gut closure”), y está determinado por factores dietéticos (destete), hormonales y probablemente está programado genéticamente (1).

Los niveles de Ig se modifican a lo largo de los 14 días postparto, siendo la cantidad aproximada de IgA del calostro de unos 1700 mg por cada 100 ml, y de unos 100 mg por 100ml en la leche madura (Lawrence, 1989).

Pero así como los anticuerpos pueden traspasar esa barrera y pasar a la circulación sistémica dotando al bebé de anticuerpos, hay otro tipo de moléculas y células que también lo hacen, como agentes patógenos o proteínas determinadas que llevan a una sensibilización del sistema inmune ante determinados alimentos (1).
 Este cierre se produce de forma más tardía en lactantes alimentados con LA, por lo que la exposición a patógenos y alérgenos es mayor.

Por lo tanto, esta peculiaridad del intestino lactante, no sólo permite el paso de anticuerpos y otras sustancias, sino que la flora con la que se va poblando a través de la ruta entero-mamaria, lo tapiza protegiendo frente a esa permeabilidad y crean un ambiente idóneo que impide la supervivencia de bacterias patógenas. 
Sustancias como el factor bífido o la lactoferrina, contribuyen a ello, modificando el ph intestinal y favoreciendo la absorción del hierro (Fe), contribuyendo con ello a un ambiente poco propicio para bacterias  patógenas ferrodependientes. 














lunes, 31 de agosto de 2015

Lactancia artificial fisiológica. También se puede


Durante la gestación, el feto ha ido desarrollando todos sus sentidos, y son el gusto, el olfato y el tacto los que han adquirido un desarrollo mayor al nacimiento. Esto no es más que un mecanismo desarrollado por la especie (y otras especies), para garantizar su supervivencia al ser capaz de reconocer el olor de la leche materna y garantizar el acceso al pecho y por tanto su alimentación.

"A través de todos los sen­tidos el bebé sigue desarrollando sus esquemas cerebrales e interactúa con  la madre a través de su sistema nervioso autónomo. Todas las conexiones  cerebrales que se iniciaron dentro del útero seguirán fortaleciéndose de  acuerdo a la calidad de las sensaciones y experiencias que reciba, y así irá  formándose el cerebro tanto a nivel anatómico como funcional. Hay periodos en el desarrollo de un individuo llamados periodos sen­sitivos, en los que se adquiere la capacidad para un determinado comporta­miento gracias a la interacción del individuo y su entorno"

"(...)El siste­ma nervioso de las y los recién nacidos es muy plástico tanto para absorber daños como beneficios en este periodo precoz del desarrollo. Las relaciones de vínculo y apego van a condicionar las respuestas emocionales de los niños y niñas durante sus primeros años y estas expe­riencias influirán de forma determinante en las sinapsis, en la calidad de las conexiones cerebrales, en el crecimiento del cerebro que, como sabemos, es máximo en el último trimestre del embarazo y en los dos primeros años de vida".


"(...) El 75% de los componentes del cerebro están contenidos en la leche materna. Si sabemos que para que crezca el cerebro se necesitan buenos estímulos, experiencias y sustrato, está claro donde deberían estar los bebés: en brazos y al pecho. Este tipo de comportamiento materno durante el primer año de vida conduce con más frecuencia a un apego seguro y a un niño/a apropiadamen­te autónomo que desarrolla un sentido básico de la confianza en el mundo. El apego seguro es la piedra angular del desarrollo independiente. "


"Maternidad y salud. Ciencia, conciencia y experiencia". Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

La leche materna, es algo más que un alimento, ya de por sí muy superior a cualquier otro por su composición. Pero mas allá de lo nutricional e inmunológico, la lactancia materna genera emociones y un vínculo afectivo mediado por neurohormonas que favorecen el desarrollo cerebral del bebé y condicionan sus conductas futuras.


Hecha esta introducción, abordemos el tema que nos ocupa. Vista la importancia del vínculo y de lo que a nivel neurohormonal supone la lactancia materna para el binomio madre-hijo, como profesionales sanitarios, también estamos en el deber de informar a las familias sobre cómo reproducir todos estos beneficios (excepto el nutricional e inmunológico en el caso de la lactancia artificial), cuando la opción es diferente al pecho materno exclusivamente (lactancia artificial o materna diferida) ya sea por deseo materno, o por causas médicas o problemas de lactancia que hayan llevado a la familia a esa situación.

Amamantamiento, mucho más que alimento

- Es contacto piel con piel, cuerpo a cuerpo
- Relación del bebé con el entorno a través de las manos tocando la piel de su madre
- Es calor materno
- Son miradas
- Es escuchar el sonido del corazón de su madre, su voz, y sentir su respiración


En resumen, en el pecho se produce una íntima interacción madre-hijo, no sólo por proximidad física, que eso es obvio, sino por lo que ocurre fisiológicamente en ambos organismos.

Interacción es igual a estimulación
¿Qué ocurre cuando el cerebro del bebé recibe todos estos estímulos durante la interacción con su madre?
Se produce liberación de oxitocina, produciendo eyección láctea y placer y bienestar en la madre y el hijo, así como sensación de felicidad y enamoramiento, y formación y refuerzo del vínculo afectivo.

Además, hay una liberación de prolactina y endorfinas, que ayudan a la relajación, a la analgesia y a la inducción del sueño.

Otros aspectos relacionados con el amamantamiento forman un compendio de condiciones que se dan durante una toma, y que encajan a la perfección con la fisiología del bebé, respetando sus ritmos, su anatomía y el funcionamiento de su aparato digestivo, por lo que es positivo para su salud:

- Es a demanda, cuando el bebé quiera o necesite, la leche sale a su ritmo de succión, y la duración de la toma es la que el niño precise.
- Siempre en brazos o muy cerca del cuerpo materno.
- No siempre se da el mismo pecho, sino que se cambia de lado (lo que permite mayor estimulación materna, y un mejor desarrollo visual del niño)
- La toma termina de forma espontánea, suave,  cuando el bebé lo decide

Todo ello ayuda en la tan importante autorregulación del bebé. Aprende a identificar sensaciones de hambre y saciedad, y a gestionarlas por sí sólo.

Por otro lado, el contacto con la figura de apego es indispensable para un buen desarrollo emocional y formación de un apego seguro. Como ya sabemos, somos seres altriciales (nacemos tremendamente inmaduros por la evolución de nuestra postura bípeda que estrechó nuestra pelvis y dio lugar a gestaciones más cortas que las de nuestros antepasados que caminaban a 4 patas). Esta inmadurez hace que sea imprescindible el contacto materno para garantizar la supervivencia, por lo que el bebé es una demanda continua de esa cercanía. Necesita sentir el tacto, olor y calor materno para sentirse a salvo. Por ello, elabora conductas para garantizar la atención y cercanía de su madre, como el llanto, la sonrisa, las miradas...Son conductas escritas en su código genético.

A qué llamamos "lactancia artificial fisiológica"

No es más que la alimentación del bebé con leche artificial preparada con fórmula adaptada, respetando su ritmo, su fisiología digestiva, y favoreciendo que se produzca el mismo impacto sobre el sistema nervioso central del bebé, que se produce durante la interacción madre-hijo en el amamantamiento.

¿Y cómo puede lograrse esto? Reproduciendo todo lo que sea posible la situación del amamantamiento, sustituyendo el pecho por la herramienta con la que vaya a ofrecerse la leche. Es decir, intentando que el bebé reciba los mismos estímulos, cercanía y contacto, que recibiría si estuviera siendo amamantado, para intentar que su organismo se comporte de igual manera y libere las mismas hormonas que estando al pecho de su madre.

¿Cuáles son las diferentes situaciones en las que puede no haber amamantamiento?

  • Lactancia materna diferida: tomas de leche  materna que no pueden realizarse al pecho directamente por el motivo que sea (letargo, hipotonía, inmadurez, problemas de agarre, succión o deglución, grietas en el pezón, etc)
  • Lactancia mixta: para suplementar o bien para combinar ambos tipos de alimentación por deseo materno.
  • Lactancia artificial exclusiva: alimentación sólo con fórmula adaptada

Métodos respetuosos con la fisiología de la succión y deglución del bebé

Lo primero que hay que ofrecer a la madre es información sobre las alternativas que sí respetan la fisiología de su hijo, que le permiten alimentarse a su ritmo y no le generan el estrés de un biberón común.

A continuación se pueden ver algunos en las siguientes imágenes:
Foto: hospitalgeneraldesoledad.wordpress
Foto: asesoradelactancia.blogspot

Foto: albalactanciamaterna.org

Foto: asociacionsina.org

Método Kassing. Otra forma de dar el biberón

Ya escribí un artículo sobre ello, que puedes consultar más en profundidad aquí.
Resumiendo, se lleva a cabo del siguiente modo:

- Tetina de base estrecha y larga, o tetina Calma de Medela (esta tetina puede dificultar a veces la succión en niños con anquiloglosia). La tetina calma cuenta con un sistema de válvulas que hacen que la leche sólo salga si el bebé succiona, a diferencia de las tetinas normales, de las que la leche sale sin esfuerzo e incluso "llueve" en la boca del bebé.
Tetina Calma, Medela

- Posición sentada, sosteniendo su cuello y espalda

- Despertar sus reflejos primitivos: reflejo de búsqueda y de succión

- Esperar apertura máxima de la boca e introducir hasta unión de paladar duro y blando

- Respetar los ciclos de succión y pausas propios de cada niño. Inclinar y desinclinar hasta la  horizontalidad.

- La cantidad que el niño desee

Foto: crisramiro.blogspot


Sin embargo, la forma "tradicional" de dar un biberón:

No permite la autorregulación del bebé, le estresa porque en ocasiones no puede gestionar el ritmo con el que sale la leche y le resulta difícil coordinarlo con su deglución y su respiración.

No le permite aprender las sensación de hambre y saciedad, porque es el adulto quien decide el horario y la cantidad que debe tomar.

Toma más volumen del que puede tolerar, produciendo distensión gástrica y otras consecuencias derivadas de la sobrealimentación, como el sobrepeso, la sobrecarga renal o el exceso de proteínas.

Favorece el reflujo gastroesofágico y las molestias gastrointestinales.

Incluso a veces vemos dar el biberón desde la distancia, o haciendo otras cosas a la vez.
En la foto de la derecha, podemos apreciar a un bebé tumbado en la cuna y cómo se le da biberón desde la distancia, en una posición tumbada y con el biberón totalmente vertical. 

Foto: guiainfantil.com



5 sentidos

Tenemos 5 sentidos que estimular. Si solo alimentamos, estaremos estimulando el gusto, pero desatendiendo los otros 4 sentidos.

TACTO. El biberón siempre en brazos
Mantener al bebé lo más cerca del pecho, para que se sienta arropado por el calor y la presión de nuestro contacto

VISTA
El bebé no debe perdernos de vista porque somos su referencia, su seguridad y protección.
Las miradas entre la madre y el bebe fortalecen el vínculo afectivo

OÍDO
Dedicarle palabras de amor al bebe mientras le alimentamos hace que se sienta seguro.
Oír nuestra voz, que reconoce desde que estaba en el útero, le ayuda a relacionarse con el medio.

OLFATO
El bebé reconoce a su madre mediante el olor gracias a la cercanía y el contacto piel con piel


Todo ello favorece en el bebe y la madre un estado similar al que se produce durante el amamantamiento, en el que se liberan hormonas que favorecen el bienestar de ambos, el desarrollo del niño  y el vínculo afectivo.


Parece todo muy obvio, pero es necesario informar a las familias de la importancia del contacto durante la alimentación, y de reproducir las condiciones de la lactancia natural para producir los mismos beneficios (salvo los nutricionales e inmunológicos, como ya he indicado) en el cuerpo del bebé, o al menos, para intentar evitar los riesgos de no producirlos.


Otras opciones a contemplar

Puede que las familias desconozcan que tienen la opción de iniciar o recuperar una lactancia materna aunque sus bebés ya no tomen el pecho o nunca lo hicieron.

RELACTACIÓN

Se trata de que una mujer que ha dado el pecho y dejó la lactancia, pero vuelva a reanudar su producción láctea.

Cuando el bebé recibe lactancia mixta, y la madre desea volver a lactancia materna exclusiva

Hablé más ampliamente de ello en este otro artículo

INDUCCIÓN DE LA LACTANCIA

Mujer que no ha lactado tras el embarazo porque optó por lactancia artificial desde el nacimiento

Mujer que ha estado embarazada alguna vez pero no ha llegado a tener hijos y desea lactar a un bebé adoptado

Mujer que nunca ha estado embarazada y desea lactar a un bebé adoptado.

En ambos casos, cada familia y cada mujer necesita una valoración exhaustiva de sus condiciones y unos consejos o indicaciones encaminadas a su situación concreta.


Para más información:
https://iboneolza.wordpress.com/2012/08/02/dar-el-biberon-como-si-fuera-el-pecho/
http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/maternidadSaludCiencia.pdf

viernes, 12 de junio de 2015

Informe doulas. ¿Realidad o peli de vaqueros?

Desde que saltó a la polémica el tema de las doulas, han sido numerosas las páginas de prensa y espacios en programas de televisión dedicados a hablar sobre el tema. Lamentablemente, la percepción que siempre tengo es de que lo que llega a la población no es más que una serie de cosas raras muy lejos de la realidad y películas de ciencia ficción que alguien se ha inventado y encargado de difundir, basándose probablemente en los actos de una persona aislada que no merece ser llamada como sus compañeras doulas.
 
Conozco no una ni dos, sino varias mujeres doulas, y todavía estoy por ver que sean ciertas acusaciones tan graves como:
- Que asuman la asistencia de un parto
- Que obliguen a las mujeres a dar a luz en casa sin asistencia
- Que obliguen a la placentofagia,  o como se ha dicho "induzcan al canibalismo"
- Que aparten al padre del proceso
-Que obliguen o aconsejen que el bebé permanezca unido a la placenta durante días hasta que el cordón umbilical se desprenda (lo que se conoce como nacimiento loto).
 
El Consejo General de Enfermería es el organismo que se ha encargado de publicar y llevar a la fiscalía el conocido "Informe doulas",  en el que se acusa a las doulas de forma completamente generalizada, de estas acciones y otras más,  además de afirmar que suponen un grave peligro para la salud de mujeres y niños.  Las matronas se han levantado en contra de una profesión supuestamente intrusa, cuando en realidad debería ser una aliada. Porque el trabajo de una doula no tiene absolutamente nada que ver con el de una matrona, y viceversa, y ninguna puede sustituir a la otra.
 
La población debe saber que todo lo que se está difundiendo no es para nada cierto. Las doulas sí tienen formación, y además esa formación es impartida por matronas, ginecólogos,  psicólogos,  consultoras de lactancia, etc;  trabajan en equipo con una matrona por lo que es incierto que una doula sea una mujer que asiste partos en casa de forma independiente y cometiendo intrusismo profesional.  Quien asiste el parto es, como debe ser, la matrona. Incluso muchas matronas que se dedican al parto domiciliario tienen su propia doula en su equipo y ellas mismas afirman no querer trabajar sin ella. La doula es un apoyo emocional y físico a la madre,  que atiende otras necesidades distintas a las necesidades médicas que surjan durante el parto.
 
La población debe saber que hay doulas que son matronas, enfermeras, pediatras, o médicos de familia. También hay doulas IBCLC (Consultoras internacionales de lactancia materna) título internacional y reglado como máximas expertas en lactancia materna, muy pero que muy encima de lo que puede saber una matrona o cualquier pediatra de a pie.
 
La profesión no está reglada en nuestro país, y tampoco lo está su formación,  de ahí quizá que haya ovejas negras, como en todos los colectivos. Como en todos, aunque sí estén reglados.
Hay enfermeros que ponen Nolotil intravenoso en bolo directo, otros curan un tejido de granulación mezclando Acuacel plata con betadine, y otros de la vieja escuela que todavía le dicen a un diabético que no puede comer melón. Hay enfermeras y pediatras que no entienden nada de lactancia materna y reciben madres recién paridas todos los días como responsables de la salud de esos bebés,  y con sus indicaciones (o falta de ellas por desconocimiento) hacen mella en la salud de sus pacientes.  Hay médicos que prescriben un betabloqueante a un paciente asmático,  o una nebulizacion de salbutamol en medio de una taquicardia supraventricular. Quien sepa de medicina y enfermería sabe lo que todo esto significa. A fin de cuentas, incongruencias y negligencias profesionales. Pero el colectivo médico y enfermero sigue siendo a pesar de ello excepcional y está formado por grandísimos profesionales en su inmensa mayoría.
 
Ovejas negras hay en todas partes, como vendedores estafadores o policías corruptos, y no por ello se pinta de negro todo un colectivo para que sea quemado en la hoguera, tal y como están viviendo estas maravillosas mujeres.
 
Hay determinadas prácticas como la placentofagia,  que cada cual es libre de elegir llevar a cabo, independientemente de lo que diga la evidencia científica al respecto. Decir que "las doulas inducen al canibalismo " porque obliguen a la placentofagia,  primero es mentira, y segundo me parece una insensatez y una infamia decir que es canibalismo. Cada uno se come de sí mismo lo que le dé la real gana. Normalmente este tipo de decisiones tienen detrás una mujer informada y consciente que decide hacerlo por los motivos que sean y se acabó,  igual que hay madres que le dan leche de fórmula adaptada a sus hijos porque así lo han decidido,  a pesar de la aplastante evidencia científica en favor de la lactancia materna. Porque son libres en sus decisiones. Y sobre todo recordar que esas mujeres han elegido también libremente tener una doula a su lado.
 
Sin más,  pido como profesional sanitario, enfermera, como mujer, y como conocedora de las doulas de primera mano, que se deje de difamar y manchar una profesión totalmente diferente a la enfermería obstétrico-ginecológica (matrona), que no pretende en absoluto ningún tipo de intrusismo (aunque personas aisladas lo hayan pretendido y deben ser por tanto juzgadas por ello), sino una compenetración y un trabajo en equipo.
 
A la población, a las matronas y demás profesionales ofendidos,  les pediría que se informen de forma veraz y en profundidad sobre el tema, y descubrirán cómo se ha manchado con mentiras y acusaciones graves la dignidad de un colectivo maravilloso.
 
Gracias, doulas.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Llegó a mis oídos, me lo decían a mí

Ya colgaban de mi armario los vaqueros de premamá, y me estaba comprando jerséis anchos. Ya había sacado de nuevo la ropa pequeñísima de los primeros meses de mi primera hija, y planeaba comprarme un abrigo ancho, para jubilar el entalladísimo actual. 

De repente, nada existe ya. Ni me pondré los vaqueros en los próximos meses, ni dentro de 6 nacerá mi segundo hijo. 

Piensas que nunca te pasará a tí, pero a la vez ves a diario como le pasa a otras, cada día te llegan más casos, y tienes miedo. "Qué momento más horrible..." pensaba siempre...

Hace un tiempo escribía en este mismo blog unas palabras para una gran amiga que había sufrido una pérdida gestacional ya avanzado su embarazo.  No podía entenderla de verdad, ni tener la osadía de ponerme en su lugar, tan sólo ponerme a su disposición para lo que fuera necesitando. Esa misma amiga, ha estado a mi lado aunque lejos, al otro lado del teléfono desde que recibí la noticia. Ella sí puede entenderme.


Y ese "no hay latido" llegó a mi vida, esa frase desoladora que siempre compadecí en otras mujeres afectadas de una pérdida gestacional. Llegó a mis oídos, me lo decían a mí. Mi bebé no vivía desde hacía más de un mes, y había que inducir un aborto farmacológico. 

Al escucharlo tuve la sensación de que no me decían algo nuevo, porque en el fondo lo sabía. Llevaba tiempo sintiendo que algo no iba bien, no por nada, porque no había ningún signo de ello, salvo mis pensamientos, los cuales trataba de evadir cada vez que me abordaban. 

Es una experiencia dolorosa, difícil de pasar y digerir, muy íntima y personal. También es reveladora, te enseña cómo funciona tu cuerpo, cómo responde ante el proceso, y te descubre a la gente. Marca la diferencia entre quien está a pesar del miedo a no saber qué decir, y quien tiene miedo a no saber qué decir y evita estar hasta días después, cuando ya todo está "más frío". Gracias a quien el día D me acompañó con su llamada y su cariño, ellas saben quién son. Gracias a quien conociéndome poco me dio tanta paz con sus palabras.

Gracias mi niña linda, Iris, que con tu risa iluminas toda mi vida, haces que todo parezca insignificante, si no es por tí no sé qué haría. Gracias mi amor, compañero de vida, que caminas a mi lado por el mismo sendero ideológico, que recorremos con similares valores.

Gracias bebé, que has llegado a nuestra vida y te has ido muy pronto, pero que nos has enseñado algo más, nos has unido con lazos mucho más fuertes, y nos has dado la voz de la experiencia ante la pérdida, para poder seguir ayudando a otras familias en la mater/paternidad en todos sus aspectos. No vamos a olvidarte ni a borrarte de nuestra mente, ni serás un tabú, siempre estarás con nosotros porque durante 11 semanas fuiste uno más, y lo serás toda nuestra vida. 

Gracias Esther Santiago, que sin saberlo me has ayudado tanto...me enseñaste hace más de un año a sonorizar las contracciones durante el parto para aliviar el dolor. Nunca pensé que lo utilizaría para estas contracciones, igualmente muy intensas, y no sabes cuánto me alivió y ayudó en el proceso. 

Siempre lucho porque se trate de otro modo a la mujer durante el embarazo, durante el parto y la lactancia, que se cambie ya la visión del todo, que hay que seguir mejorando muchísimo. También lo he dicho siempre respecto a las pérdidas gestacionales, sean en el momento que sean. Es necesario que los profesionales sanitarios sepamos tratar a una mujer y familia que pasa por ello, hay que saber hacer "sentir bien", arropadas, pero como mínimo, no hacerlas sentir mal con nuestro trato o actitudes. 

Por lo tanto, gracias también a quien me atendió, a quien me dijo "no hay latido" con ternura y empatía, a quien posó sus manos en las mías y me arropó sin conocerme, quien ME DIÓ A ELEGIR Y ESCUCHÓ MIS DESEOS, quien me informó con cercanía del modo a proceder, me contó qué me iría pasando y por qué. Así sí se hacen las cosas, así sí se hace "sentir bien" a una mujer que ha perdido una gestación. GRACIAS SIEMPRE. 




martes, 1 de abril de 2014

Lactancia materna y contaminación ambiental


Día a día, el mundo tiene que convivir con una serie de sustancias contaminantes resistentes a la degradación. Son los llamados COP (contaminantes orgánicos persistentes) y su peligrosidad reside en su capacidad para saltar de eslabón en eslabón de la cadena alimenticia, hasta llegar al ser humano, y acumularse en su tejido graso. 

Digamos que estos químicos son creados y utilizados por el hombre, llegan al medio ambiente, invaden el agua, la tierra y el aire, son incorporados al organismo de los peces, animales y vegetales, y estos animales y vegetales ingeridos por el hombre, recibiendo de parte del planeta aquello que le dio. De aquí el refrán, que cada uno recoge lo que siembra...sin duda.

En nombre de La Comunidad Europea, se publica en 2004 el Convenio de Estocolmo, un documento que regula  la producción y emisión de dichos contaminantes, y que persigue limitar la contaminación por los COP. Actualmente reconoce 12, de los cuales pretende prohibir 9, reducir 1 y, en lo que respecta a los 2 restantes, reducir su emisión accidental y su vertido al medio ambiente, ya que resultan de acciones no intencionales como la combustión doméstica o la incineración de residuos.

Una vez hecha esta pequeña introducción, añadir que como marcador biológico del nivel de contaminación producido por estas u otras sustancias, se utilizan los niveles de las mismas en la leche materna, ya que así se decidió en el Convenio de Estocolmo, por ser estos contaminantes de naturaleza liposoluble, es decir, se fijan a los tejidos grasos. Por ello, son fácilmente medibles en leche materna y por ello se utiliza la misma para el análisis de la contaminación ambiental, y valorar el impacto y eficacia de las medidas llevadas a cabo a nivel mundial para erradicar los COP. 

Hablando claro, se utiliza la leche materna para medir los niveles de contaminación, como se podría haber usado cualquier otro fluído corporal, por ser de fácil acceso, barato e inocuo, pero en ningún caso se usa la medición de niveles de COP en leche materna para confirmar o desmentir que sea tóxica para nuestros hijos. Esa no es la finalidad, tal y como se ha llegado a afirmar en algunos medios, llegando al atrevimiento de afirmar que las toxinas acumuladas en la leche se han relacionado con disminución del Cociente Intelectual, alteraciones de la inmunidad, trastornos de conducta y cáncer.

Respecto a esto, las mamas son sensibles sí, y también lo son las coronarias a las placas de ateroma acumuladas en sus paredes por nuestra dieta y estilos de vida cada vez peores. También lo son los pulmones a los niveles de humo y contaminantes aéreos, sin mencionar el tabaco. También son sensibles los ovarios y las mamas, por padecer cada día más tumores hormonodependientes, producidos por una alimentación "manipulada" por la industria alimentaria. Ah, y no me olvido de la piel, cada día más agredida y maltratada por los rayos ultravioleta que nos llegan "dándolo todo" gracias al destrozo que hay montado en la capa de ozono. 

Efectivamente, estas toxinas producen diversas patologías, pero no por ser ingeridas a través de la leche materna y produzcan la enfermedad al lactante, sino porque están en nuestra vida, las respiramos y las comemos, y enferman a la población en general. Existen diversos estudios que relacionan esas mismas alteraciones de salud con la ausencia de lactancia materna. 

Asociación entre lactancia materna y varios aspectos de la morbilidad infantil

Reino Unido:

"Los niños y niñas que recibieron sólo leche materna durante 15 semanas o más
tenían una menor probabilidad de padecer enfermedades respiratorias que los lactantes amamantados en forma exclusiva durante menos de 15 semanas y aquellos que recibieron otros tipos de alimentación infantil. (...)

Además, una duración más prolongada de la lactancia materna se asoció con
una menor probabilidad de haber tenido o tener actualmente una enfermedad respiratoria.
(...)Los niños y niñas que sólo recibieron fórmula presentaron una tensión arterial
sistólica más alta que los amamantados en forma parcial o exclusiva. Por otra parte, una
duración más prolongada de la lactancia materna se asoció con una reducción en la tensión
arterial sistólica en los niños y niñas. Las asociaciones indicaron un efecto dosis-respuesta."

Wilson AG, Forsyth S, Greene SA, Irvine L, Hau C, Howie PW. Relation of infant diet to childhood
health: Seven year follow-up of cohort of children in Dundee infant feeding study. Br
Med J. 1998;316:21–5.

Asociación entre lactancia materna y mortalidad infantil por procesos infecciosos

En este estudio en Bangladesh, se recogieron los siguientes resultados:

"180 lactantes fallecieron (107 cada 1.000 nacidos vivos), 26 (14%) a causa de diarrea
y otros 10 (6%) a causa de diarrea en combinación con infecciones agudas de las vías aéreas.
(...)Los lactantes amamantados en forma parcial o no amamantados tuvieron un riesgo de fallecimiento por diarrea 3,94 veces mayor (...) que los lactantes amamantados en forma exclusiva. "

Arifeen S, Black RE, Antelman G, Baqui A, Caulfield L, Becker S. Exclusive breastfeeding reduces acute respiratory infection and diarrhea deaths among infants in Dhaka slums. Pediatr 2001;108:e67.


Asociación entre lactancia materna y desarrollo intelectual y motor

Se dispone de datos importantes que apuntan a la relación entre lactancia materna y mayor desarrollo cerebral, intelectual y psicomotor, probablemente en relación con la composición de la leche materna rica en ácidos grasos de cadena larga, y por proporcionar un mejor desarrollo del vínculo maternofilial derivado del contacto y la transmisión de hormonas implicadas. 


Este otro estudio se llevó a cabo a partir de estudios realizados en diversos países (Reino Unido, Estados Unidos de América, Australia, Alemania, Nueva Zelanda y España)

Se trata de un Metaanálisis (se toman muchos estudios y se analizan sus datos como un estudio único), tipo de publicación con alto nivel de evidencia, con los datos de 20 estudios observacionales de cohorte y de casos y controles. 

Se obtuvo que había una diferencia de 3,16 puntos en las escalas de valoración de desarrollo cognitivo correspondiente a la lactancia materna, en comparación con la alimentación con fórmula, 
Los mayores beneficiados en este aspecto por la lactancia materna fueron los niños y niñas de bajo peso al nacer, con una diferencia 5,18 puntos en los 6 estudios que se analizaron.  Además, los resultados apuntaron a un incremento gradual en la magnitud del beneficio observado en el desarrollo cognitivo relacionado con la lactancia prolongada.

Anderson JW, Johnstone BM, Remley DT. Breast-feeding and cognitive development:
A meta-analysis. Am J Clin Nutr 1999;70:525–35.


Asociación entre lactancia materna y cáncer en la infancia. Boletines IBFAN

Un estudio británico analizó 3500 casos de cáncer infantil para buscar una relación con la lactancia materna, y observaron una reducción de los casos de leucemia y de todos los tipos de cáncer combinados si los niños habían sido amamantados alguna vez.

UK Childhood Cancer Investigators. Breastfeeding and Childhood Cancer . Br J Cancer 85: 1685-1694, 2001

Otro, en Emiratos Árabes Unidos, un estudio de Casos y Controles sobe ella LLA (leucemia linfocítica aguda). Al analizar la lactancia maternade los casos de leucemia, había sido significativamente más breve que la de los controles sanos, por lo que se afirmó que los seis meses de duración de la lactancia materna recomendados por la OMS, y periodos más prolongados, protegían contra la leucemia aguda y otros cánceres hematológicos durante la infancia.

Bener A, Denic S, Galadari S. Longer breast-feeding and protection against childhood leukaemia and lymphomas. Eur J Cancer 37: 234-238, 2001

En una revisión sistemática sobre este tema se hallaron, de entre los seleccionados, cuatro estudios con evidencia de muy alta calidad sobre la asociación entre la lactancia materna y la leucemia. En dos de ellos se halló que la lactancia materna estaba relacionada con una significativa reducción del riesgo.

Guise JM et al. Review of case-controlled studies related to breastfeeding and reduced risk of childhood leukemia . Pediatrics 116: 724-731, 2005



Asociación entre la ausencia de lactancia materna y asma y atopia, así como con el riesgo de padecer afecciones agudas relacionadas con la vía aérea . IBFAN

La relación entre la lactancia materna y la aparición de asma y atopia es casi de lo más estudiado, así como la relación entre LM y otras enfermedades de la vía aerea. Existe multitud de evidencia al respecto. 

Por ejemplo, estos dos (de cientos) estudios:

Oddy WH, Peat JK. Breastfeeding, Asthma and Atopic Disease: An Epidemiological Review of Literature .J Hum Lact 19: 250-261, 2003

Bachrach VRG, Schwarz E, Bachrach LR. Breastfeeding and the risk of hospitalization for respiratory disease in infancy. Arch Pediatr Adolesc Med. 157: 237-243, 2003



La mala información puede causar daños

Personalmente, me resulta un tanto alarmante la insinuación sobre la toxicidad de la leche materna para el bebé, ya que son afirmaciones realmente graves, que pueden suscitar alarma social y llevar a equívoco, y no tienen ningún sostén bibliográfico ni científico.  Lo que es realmente tóxico para un bebé es recibir todos esos contaminantes directamente del medio en el que vive (pues la exposición a ellos es inevitable y no depende de si lacta o no), y además de ello, no recibir la protección que le confiere la lactancia materna frente a las enfermedades que dichos contaminantes causan, tal y como SÍ se ha demostrado en sucesivos estudios. 

Algunas fuentes insinúan la próxima rectificación de las guías de la OMS y que los expertos están diciendo que la lactancia materna más allá de 6 meses tendría más riesgos que beneficios.

Parece ser que la alarma no me ha sonado sólo a mí acerca de este tipo de artículos y otros de similar índole, y por ello la AEPED (asociación Española de Pediatría), desde su Comité de lactancia materna, ha creído necesaria la transmisión de información veraz al respecto. No solo es absolutamente falso que se estén revisando las guías para rectificar que la LM prolongada no sea tan buena, sino que ha creído necesario alertar sobre este tipo de noticias sin contrastar que saltan a los medios sin filtro causando alarma entre las familias. Aclara que la leche materna se utiliza como herramienta para evaluar las medidas de protección ambiental adoptadas por los países en el camino de la erradicación y control de los COP, y que estos análisis no se utilizan para demostrar que la leche materna esté "intoxicando a nuestros hijos", porque los beneficios del amamantamiento son INFINITAMENTE MAYORES que los riesgos de estas sustancias presentes en leche materna. Además, promueve la adopción de medidas para el control de la contaminación, que es lo inteligente. 

Afirma, por tanto: "La mejor manera de proteger a las madres y a los bebés de los riesgos de contaminación química es evitando, reduciendo o eliminando la producción y el uso de sustancias químicas nocivas, especialmente durante el embarazo y la lactancia" Consultalo aquí. 

No tiene mucho sentido retirar a los bebés su gran protección frente a la contaminación, en lugar de apuntar hacia la erradicación de la misma. Tomemos medidas para minimizarla, disminuyendo así los niveles de contaminación medioambiental, lo que se traduce en una disminución significativa de los niveles de COP en leche materna, y continuemos amamantando, puesto que los beneficios pisotean literalmente a los riesgos. 

Por ultimo, aporto un artículo ("Leche Sana, Bebé Sano La Contaminación Química y La Leche Materna" en el que, lejos de afirmarse que el paso de sustancias al bebé es mayor cuanto más prolongada es la lactancia, muestra datos en los que los niveles de COP son significativamente menores a partir de los 6 meses, y cuando se ha amamantado a varios niños. 


Transcribo literalmente algunos párrafos del artículo:

"La siguiente gráfica sobre el nivel peligroso de los químicos dañinos ilustra la experiencia de Suecia. Nótese que el nivel de los PBDEs en la leche materna ha aumentado marcadamente en el último cuarto de siglo, mientras que el nivel de los químicos prohibidos también ha bajado marcadamente. 
Las mujeres en Suecia tienen de los niveles más altos de amamantamiento en el mundo, y el descubrimiento de niveles de PBDEs en incremento en la leche materna no hizo que las mujeres dejaran de amamantar. En vez, el descubrimiento provocó una protesta pública, y en el transcurso de un año los químicos culpables fueron prohibidos en Suecia, resultando en el rápido descenso de los PBDEs en la leche materna.




Figure 1


Una de las cosas que los científicos han aprendido de los contaminantes POP en la leche materna-químicos como las dioxinas, PCBs, PBDEs y los pesticidas de organocloro-es que los niveles en la leche materna tienden a ser mas altos en mujeres que son madres por primera vez y también tienden a ser mas altos durante los primeros meses de amamantar. Madres que amamantan por un largo periodo de tiempo, o que amamantan a mas de un bebé, pueden tener concentraciones menores de contaminantes en su leche materna comparado con aquellas madres que amamantan por periodos de tiempo mas cortos, o que solo amamantan a un infante. (...)"

La siguiente gráfica demuestra, en verde, mayores concentraciones de contaminantes en mujeres primíparas, y en azul, significativamente menores, las que han tenido 2 ó más hijos. 


Figure 2



En ésta última, se puede apreciar como los niveles bajan del 1º al 3º hijo.



Figure 3

Por último, ésta otra muestra los resultados en la leche materna de una madre de mellizos que amamantó durante 38 meses, donde se aprecia la disminución significativa de los niveles de diferentes contaminantes cuanto más prolongada es la lactancia. Por ello, ni pies ni cabeza tienen afirmaciones contrarias, en las que se afirma además que se van a rectificar las guías de recomendaciones de organismos mundiales en materia de duración de lactancia materna. 



Figure 4

Si te ha gustado y crees que este artículo puede ser de utilidad, compártelo. 

Fuentes: